INTRODUCCIÓN

Clara Arce Fernández Sebastián Reynoso Flores Pedro Ruiz Curcó Dulce E. Vázquez Morales Andrea Viveros Muñohierro 4030

Para comenzar, nos parece pertinente analizar lo que significa pluriculturalidad. Este término que muchas veces es utilizado como sinónimo de multiculturalidad, es comprendido como algo que alberga muchas culturas, formando etnias y grupos poblacionales establecidos en un mismo territorio. La pluriculturalidad de un país es un factor que se va construyendo con el tiempo a partir de sus orígenes históricos, hechos sociales, culturales, económicos y políticos nacionales e internacionales que van creando procesos que delimitan y transforman la pluriculturalidad nacional y la vida y agenda de nuestra nación. En México estudios realizados en el 2005 demuestran que existían aproximadamente 10 millones de indígenas en todo el territorio nacional son, supuestamente, una faceta poblacional que define las legislaciones y el proyecto nacional a seguir. Creemos que estos grupos indígenas son los más representativos dentro de la nación y que forman principalmente la pluriculturalidad nacional, ya que, no existen poblaciones demográficamente significativas que causen un fuerte impacto económico-social.

El gobierno mexicano oficialmente reconoce a estas culturas dentro de su nación, pero en la mayoría de los casos estos grupos han quedado completamente marginados y segregados de la política mexicana a falta de un buen proyecto que gestione la justa interacción con estas etnias.    Es por esto se han dado varios brotes bélicos y pugnas dentro de nuestro país  de parte de las culturas mexicanas en búsqueda de una equidad social para verdaderamente formar parte de las decisiones nacionales que son finalmente un factor que transforma su cotidianidad.

La globalización es probablemente el fenómeno mundial que más ha repercutido dentro de la sociedad mexicana y los pueblos indígenas, dejando de lado actividades laborales que eran fundamentales para el desarrollo económico y la estabilidad social de muchos individuos la mayoría de los mexicanos se encuentran hoy en una posición desigual y llena de desventajas, la globalización lejos de ser un proyecto económico mundial que ayude a empoderar y fortalecer a todos los ciudadanos implicados, en México es contraproducente para la microeconomía nacional y causa un regazo en todos los niveles sociales. Que han repercutido dentro del esquema político nacional naturalizando la corrupción y repitiendo los esquemas políticos repletos de injusticia y desigualdad. Es importante analizar qué es lo que ha sucedido en el pasado para así poder entender nuestro presente, la identidad mexica ha sido estudio por su complejidad y riqueza, nos parece interesante analizar cuáles son sus implicaciones en nuestra vida cotidiana y en el México de hoy.


Anuncios

¿CÓMO AFECTA LA GLOBALIZACIÓN A NUESTRO PAÍS?

Como lo dice la palabra misma, la globalización es un fenómeno que afecta al mundo entero, pero debido a las distintas culturas y normas sociales de cada país, dependiendo de la región el impacto es diferente. Tomando esto en cuenta y analizando lo más cercano a nosotros, la pregunta es: ¿En qué modo México se ve influenciado y afectado por la globalización?

Podemos comenzar a analizar la globalización en México desde la conquista. Podría decirse que desde la llegada de los europeos al Nuevo Mundo, las naciones de Occidente se han homogeneizado desde el punto de vista de cualquier ámbito de la Historia. Hablando particularmente del caso de México, podemos mencionar un par de ejemplos como la manera en la que las estructuras gubernamentales se replantearon a partir del modelo europeo de la época, llegando así al sistema del virreinato. En cuanto a la cultura, resultan muy claros los ejemplos como el chocolate que involucra leche (traída de Europa por los españoles) y cacao (fruto endémico de Mesoamerica) o tradiciones religiosas como la Virgen de Guadalupe (culto católico europeo sumado a los rasgos físicos indígenas de ésta). Incontables son los ejemplos que se podrían dar del sincretismo que tuvo lugar en la época de la Colonia, sin embargo esto solo era el principio de algo mucho más grande cuyos efectos más importantes podemos notar en la actualidad.

En la actualidad se podría decir que la globalización en México da uno de los pasos más grandes e importantes al iniciar tratados de libre comercio con distintos países del mundo. Nuestro país cuenta con diez tratados de libre comercio que incluye a cuarenta y cinco países. Entre estos tratados se distingue principalmente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el TLC con la Unión Europea y la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Estos tratados permiten el libre ingreso en masa de mercancías producidas en el extranjero aplastando así al comercio interno que carece de fuerza suficiente como para competir con las transnacionales.

En todos estos tratados se entiende a México como un país en el cual se puede invertir, un país para importar mas no un país con capacidad suficiente para exportar. La globalización como la entendemos hoy en día pone a la cabeza a los Estados económicamente más fuertes y les da un control absoluto sobre el resto. Esto provoca el aumento de la pobreza (en el caso de nuestro país) ya que debilita a los artesanos y trabajadores del campo mexicano, entre otros. Los Estados que encabezan esta organización social ponen a su vez el poder en manos de un reducido grupo de personas provocando que el 80% de las riquezas sea repartida entre el 20% de la población y viceversa. Por la falta de impacto que tiene la industria mexicana en el ámbito de la economía mundial, los mexicanos en situación de pobreza se ven obligados a migrar a los países primermundistas para ser la mano de obra barata que fabrica los productos que posteriormente entrarán a nuestro país y volverán a quitarle trabajo a los mexicanos, generando así un circulo que es parte de la globalización.

Esta misma también nos afecta en cuanto a la violencia que se provoca al interior del país. La industria más fuerte de nuestro país es la ilegal: la producción de droga y el principal consumidor es Estados Unidos. Al ser una actividad no autorizada por la ley, es necesaria la compra de armas, donde el vendedor es Estados Unidos.

Al ver todo esto, nos damos cuenta de que las personas en situación de pobreza en nuestro país no tienen muchas salidas, en realidad, yo solo puedo ver dos: trabajos ilegales castigados por la ley y que además de pobres los convierte en crimínales y pone en riesgo la vida de los mexicanos, o bien migrar a un país primermundista para, de cierto modo, seguir propiciando la globalización y el exterminio de nuestra identidad como país.

Sin duda la globalización tiene partes buenas como proveer de tecnología y progreso a Estados que lo necesitan, pero en realidad, para nuestro país, veo mayoritariamente desventajas ya que somos económicamente dependientes de los mismos países de los que nos hemos independizado y contra los que hemos luchado desde hace más de doscientos años. ¿Qué futuro tiene la población mexicana ante la exposición en que se encuentra frente a la globalización? Poniendo en la balanza ventajas y desventajas, ¿hemos sido favorecidos o perjudicados por la globalización? La respuesta a estas preguntas queda abierta a la opinión del lector ya que distintos autores e incluso los miembros de este equipo tenemos opiniones diferentes con respecto a este tema.

LAS DEFENSAS MEXICANAS HACIA LA GLOBALIZACIÓN

La reciente globalización ha causado grandes pérdidas de identidad en la sociedad mexicana por la homogenización que nos ha desterrado de la esencia tradicional como país, sin embargo y a pesar de todos los beneficios que nos ha otorgado ésta cercanía con otros países, hay fenómenos que han procurado, de manera consciente o inconscientemente, barreras para aislar éstos elementos tan nacionales de las ideas occidentalitas. Es importante mencionar que ésta preservación cultural es un fenómeno reciente y localizado en todo el mundo.

La declaraciones que ocurren en algunos sitios arqueológicos o construcciones antiguas, han sido determinadas como patrimonio de la humanidad,  éstas declaraciones son un claro ejemplo de ésta exaltación  al pasado que ha servido como barrera ante éste fenómeno mundial: la globalización. A partir de la década de los 90’s sitios como Monte Albán, Palenque, el Tajín y muchos centros históricos de ciudades importantes han sido declaradas como tales, así, se ha fomentado el conocimiento acerca de éstos lugares y la difusión cultural de nuestro pasado, que ha causado en el pueblo mexicano el conocimiento de nuestros orígenes y así, un sentido de nacionalidad.

A pesar de las diferencias entre los pueblos indígenas hay en su mayor parte una base que las sostiene, una conexión hombre-medio, así como fuertes valores éticos y espirituales en la relación con el entorno natural y con la comunidad. Esto se ve afectado por los efectos de la globalizacion en el sentido en que se le han quitado derechos a estas comunidades sobre la tierra, el agua y diversos recursos. Los indígenas tienen un conocimiento sobre el terreno, práctico y en su mayoría sustentable; pero hay una exclusión por parte del Estado en la toma de decisiones bajo este tema, esto da como resultado una reducción de la auto-suficiencia dentro de las comunidades indígenas.

“Los grupos indígenas son poseedores de un proyecto alternativo que verdaderamente es sustentable frente a la irracionalidad imperante del mercado global.”[1]

Actualmente, todas las culturas están expuestas a una perdida de identidad debido a la globalización, que tiende a homogeneizar los objetos culturales queriendo formar una única cultura, pero hay que tener en cuenta que al desarrollarse no se tiene que perder identidad o cultura, como se puede llegar a creer, la globalización puede traer consigo partes que al imponer la homogenización ayuda al fortalecimiento de la identidad indígena, estrechado las relaciones, por lo que este contacto da nuevas oportunidades culturales a los grupos indígenas.

Esto puede convertirse en una oportunidad para el desarrollo de los pueblos indígenas.

“La experiencia recogida en el BID con algunos proyectos de desarrollo de pequeña escala en ejecución desde hace varios años, y una nueva generación de proyectos de desarrollo comunitario integral y participativo aprobados en los últimos años han demostrado que el fortalecimiento de la identidad cultural y la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible son objetivos que se refuerzan mutuamente en lugar de ser mutuamente excluyentes.”[2]

En agosto de 2005 se constituyó y se llevó a cabo el Parlamento de Cultura y Educación (PACE) en la ENAH. Ésta organización se ha encargado de fortalecer los valores culturales, la defensa y promoción de las múltiples manifestaciones del pueblo de México y el resguardo del patrimonio cultural.

A pesar de lo anterior, no sabemos hasta qué punto el intento de integración de nuestro pasado cultural ha sido realmente un pretexto de creación de nacionalismo o, si en cambio, esto ha resultado en una exclusión de sectores como los indígenas en nuestro país.

[1]. Espinoza Flores, Ángel,  “desarrollo rural e indigenismo”.

[2] Deruyttere, Anne, “Pueblos indígenas, globalización y desarrollo con identidad: algunas reflexiones de estrategia”.

INDÍGENAS VS GLOBALIZACIÓN

El estado mexicano ha atravezado por una crisis socio-econòmica desde hace ya varias décadas en el ámbito mundial.
Es por esto que se ha originado una escases de recursos para atender a los grupos étnicos, a los indígenas. Esta crisis se ha traducido en una política de exclusión y división de esta sociedad desde 1985.
La integración mundial del mercado no sólo se resume en un crecimiento político y económico para la clase alta de cada país, asì como para las empresas transnacionales; se extiende al rezago de recursos necesarios para el indígena y la muy resaltable desigualdad como una clase social.

El control de los recursos, tierra y agua debido a la Globalización, en manos de los pueblos indígenas es casi nulo. La razón es que frecuentemente están al par de acuerdos externos hechos por los estados sin su consulta o consentimiento. La efectividad de las empresas transnacionales y los países primermundistas han llevado al pueblo originario a ser el esclavo permanente de ellas. Un ejemplo claro de esto es la empresa MONSANTO, la cual invade actualmente el campo y a sus trabajadores nativos con su idealizada idea de “progresismo en una semilla”.
Claro que la globalización es la apertura de un país a la modernización, a la transformación, pero, ¿qué pasa con la cultura originaria si un poder tan grande trata de transformarla? Desaparece.

El consumo se hizo patente creando macronaciones que en economía se les conoce como “Bloques de cooperación” a la comunidad Europea, Pacto Andino, Mercosur, Cuenca del Pacífico y T.L.C., procesos que inician el camino de la globalización de la economía y la sociedad, creando relaciones interculturales muy fuertes con las que se pierde el sentido de una identidad originaria, mismo que lleva a la adopción de símbolos, estereotipos y rituales para aparentar una integración de parte del indígena.

Hay que destacar que debido a la integración brutal de la Globalización como acto cotidiano, existe una orientación partidista de las etnias en es aspecto democrático. Esto es llevado por la corrupción de cada país como la oportunidad de moldear al “anticuado en un nuevo ciudadano capáz y consciente”.

Según Kemberly en su declaración en 2003, el pueblo indígena es quien demanda que el principio para aprobar o rechazar cualquier proyecto o actividad que afecta a nuestras tierras, territorios y otros recursos debe ser el de buscar consentimiento informado y libre. ¿Dónde están las autoridades encargadas del cuidado de los derechos de cada uno de los ciudadanos pertenecientes a un país originalmente indígena? Son pertenecientes al continuo proceso de exlusión y de reemplazo de la cultura originaria por la nueva sociedad modernizada.

Conclusión.

La globalización es un fenómeno mundial que pretender incentivar a las economías participantes y así crear una competencia justa entre naciones, aunque este proyecto de “modernización” ha sido característico de los gobernantes mexicanos desde Porfirio Díaz y se ha buscado que inversionistas extranjeros invirtieran en territorio mexicano, la globalización es un proyecto económico complejo lleno de ventajas y desventajas pero sin duda como ninguno otro, dejando a más de la mitad de la población del país en distintos niveles de pobreza y muchos otros en pobreza extrema, pero enriqueciendo a algunos cuantos de una manera exuberante y descontrolada. No podemos afirmar que la globalización es la causa de todas las desgracias e irregularidades del país, pero sí creemos que se trata de un fenómeno que afecta a la sociedad mexicana en todos sus aspectos cada día.


¿El Estado mexicano ha sido favorecido o perjudicado por la globalización? No podemos afirmar ninguna de las dos cosas. Si bien es cierto que ahora más gente tiene acceso a internet, a la información de lo que ocurre en su país y es más fácil acceder a zonas antes impensables, lo que nos preguntamos es si en verdad ésta globalización nos está haciendo progresar como es esperado o si el hecho de ser dependientes de quienes nos independizamos, poner en riesgo a los mexicanos trabajando como mano de obra barata en las máximas potencias mundiales o, peor aún, siendo criminales por necesidad. ¿Es esto un avance? ¿Es éste el progreso esperado para un país con tantas riquezas como México? Poniendo en la balanza ventajas y desventajas, consideramos que México más que ser afortunado, es una víctima de éste fenómeno. Quizá no nos sintamos afectados directamente, pero es México (y no el Estado, si no el pueblo que lo conforma) el que está comenzando a sufrir daños y no tardaremos en sentir las consecuencias. 


No podemos esperar que la cultura se mantenga por sí sola, ni que los derechos o las leyes se cumplan por sí solas, porque vivimos en una sociedad despreocupada, excluyente. El cielo de mancha de humo, se contamina. El campo es una fábrica laberinto: el “sin salida” de la producción absurda. La voz del pueblo se tapa con las manos sucias de poder, y los que estamos acostados debajo no podemos limpiar sus uñas… Tienen tanto polvo que el imposible despejarlas.